Another brick in the wall

Estando de vacaciones, intentamos alejar todo lo posible el tema de trabajo, no pensar en nada relacionado con él… y yo lo intento, ¡De veras que lo intento! Pero ahora que estoy tranquila necesitaba sacar de forma artística lo que vivo a lo largo del año. Y siempre, no sé cómo lo hago, llego a esta canción. No es exactamente mi favorita como nos pide Cecilia de FSN, pero la verdad es que está en mi top de canciones, y es por el significado que tiene y el que le doy yo, con toda su letra.

Primero, contaros que en realidad, esta canción es «la segunda parte» de another brick in the wall. La canción habla sobre las estrictas normas que había en las escuelas de los años 50 en Gran Bretaña, y protesta contra las reglas de la escuela. Muestra a los profesores como meros seres interesados en la disciplina y en humillar a sus alumnos para que lleguen a asumir las reglas del mundo adulto y de la industrialización. Convertir su carne y su cerebro en algo útil y sin otra capacidad más que de servir y trabajar. La comparan como una cadena de montaje en la que aprendes los que otros quieren que aprendas. Y con esta contextualización tan oscura os preguntaréis…

¿Por qué me gusta tanto, si en realidad se podría decir que la canción me está «atacando»?

Como maestra siento la misma situación que describe la canción: Normas, Leyes, decretos impuestos desde arriba sin sentido y sin razón que nosotros tenemos que transmitir a nuestros alumnos de la forma más tradicional, con escasos recursos para hacer cosas diferentes. Con las manos atadas, con la energía de enseñar algo diferente diluyéndose en el pesado día a día. Los convierto en esclavos del libro, del conocimiento unilateral y reglado – de la verdad única y sin discusión – los instruyo de la forma dictada por el gobierno, para que sean competentes en el espíritu emprendedor, en el empresarial. Pero no en el emocional, en el social, para construir un mundo mejor. Para mí, son materiales diferentes, únicos a su manera, a los que tengo que meter en moldes iguales, que encajen… que se conviertan en ladrillos iguales que poder colocar en un muro.

Esta canción es muy personal para mí, porque cuando sucede eso, cuando me dejo llevar por la corriente y los días de clase se vuelven anodinos, tradicionales, tal cual fueron hace 20, 30, 40 o 50 años…. esta canción vuelve a mí, de una u otra manera, como si fuera arte de magia, y me insta a coger un mazo, tirar ese muro que tengo ante mí y volver a la lucha. Ahora, además de una canción tengo una página de art journal que me lo recuerde.

 

 

Un comentario sobre “Another brick in the wall

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *