Trampantojos

¿Vosotros habíais oído alguna vez semejante palabrejo? Pues según la RAE es una trampa o ilusión con la que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es. El caso es que esta palabra la conocí por primera vez el año pasado cuando leí el reto que proponía Up&Scrap @Up&Scrap #sonriemolasmucho. Como realmente no se me ocurría ninguna buena idea, ese año no me presenté. Y realmente pensaba no presentarme tampoco este año… ¡¡Pero es que tenía el material perfecto!!

Resulta que tengo una prima muy querida que vive muy lejos de mí, y aunque siempre pasamos las Navidades separadas, este año pudimos reunirnos un día en un punto intermedio de España y pasar un buen rato juntas. De regalo de Navidad me trajo unas galletas variadas: con formas de renos, de muñecos de nieve…. pero las estrellas fueron las tres galletas de los Tres Reyes Magos. Tan bonitas eran (y son) que no pude comérmelas, y las guardé en un tupper a la espera de que se me ocurriera una buena idea. Y así se quedaron perdidas por ese agujero negro que es mi mesa.

El otro día, buscando cualquier otra cosa, me topé con el tupper y las ví. Justo además acababa de ver el reto de Up&Scrap y me vino la inspiración a la mente. ¿Por qué no hacer un cuadro con las galletas de mi prima, y así cuando me visite en las próximas navidades (porque me lo prometió) le doy una sorpresa tremenda? Me entusiasmó la idea y me puse a ello.

Lo primero que hice fue barnizar las galletas, y ahí decirle definitivamente adiós a la posibilidad de comérmelas…. o de que alguien con menos corazón que yo se las comiera. Claro que…. son galletas coloreadas, y evidentemente son colorantes alimenticios que al más mínimo líquido….¿¿Os lo imagináis?? ¡¡Pues sí, se me iba corriendo el color!! Así que tuve que barnizar con mucho cuidado, y una vez estuvieron secas, las repasé con rotuladores para que el color quedara más vivo.

 

Después preparé el fondo, escribí el título (Ultimamente le estoy dando bastante bien al lettering, ¿Verdad? ajjajaja)  y pegué las galletas con silicona. Además aproveché la idea de los trampantojos para usar las arandelas de los encuadernadores que tengo y que luego se me olvida poner, como si fueran estrellas… ¡¡Dos trampantojos por el precio de uno!! Por último lo coloqué en el cuadro, y la verdad es que quedan muy graciosas.

Ya sé que queda muchísimo tiempo para que llegue Navidad… ¡¡Pero estoy deseando ver la cara de mi prima cuando vea sus galletas convertidas en cuadro!! ¿A que no lo parecen?

 

Un comentario sobre “Trampantojos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *