Let it snow

Ahora que ha vuelto el frío que corta la piel y hace que deseemos quedarnos en casa bien calentitos, tengo ganas de ver nieve. Sí, es un poco extraño porque en mi ciudad nunca nieva, y siempre pienso que, para el frío que hace, por lo menos podía nevar y darnos el gustito de jugar un rato como niños pequeños con la nieve. Creo que la última vez iba yo al instituto, porque me acuerdo que estaba de intercambio con unos alemanes y se quejaban de que habían intentado huir del frío y de la nieve del norte de Alemania para acabar aquí, sin playa y pasando igual de frío. Un chasco, vamos.

 

Y con esa historia vienen mis páginas del art journal. Libres completamente, intentando hacer un lettering (que no se me dan nada bien) y hablando sobre la nieve. Me había quedado con las ganas de seguir haciendo copos de nieve.

¡Total, que por desear no quede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *