Compartiendo Scrap

Hace unos días leía en uno de los blogs que tanto me gusta seguir una idea muy buena. Proviene del blog de Scrap con R, que es uno de esos blogs que, desde el principio, te engancha con una ternura y un saber expresar que me encanta cada vez que lo visito. No es por pelotear, ¿Eh? Es sólo que nos encontramos muchas veces con blogs algo más impersonales y blogs que, desde el principio, te presentan gran parte de la vida de una persona. Así que si aún no lo conocéis, ¡Deberíais visitarlo!

La cuestión es, que cuando me pasé la última vez por allí, leí una idea muy buena que, en realidad, llevo haciendo mucho tiempo: la de regalar algo de scrap a alguien desconocedor completamente de este mundo. Todavía me acuerdo cuando le hice un álbum de París a la novia de mi primo (reconozcámoslo, a los hombres esas cosas les van un poco menos – Sabéis que es verdad, hombres que leáis esto) y se pasó semanas agradeciéndome, o las lágrimas de alegría de una de mis amigas al montarle un álbum entero de todo el tiempo que llevan ella y su novio juntos. Por extraño que os parezca, normalmente con mis amigas no suelo hablar de que hago scrap, no sé muy bien por qué. Creo que al principio era vergüenza porque pensaba que lo que hacía no era especialmente bonito (venga, que levante la mano la que ha hecho algo y luego ha visto mil y un trabajos más bonitos por internet), ahora… bueno, digamos que desde que tengo el canal de youtube me he animado a compartir más mis creaciones con mis personas más cercanas.

Otro caso que recuerdo de regalarle a alguien completamente ajeno algo de scrap fue cuando les regalé a mis chicos del año pasado un mini muy mini con fotos de todo el año juntos: Fue una currada tremenda, porque me pasé todo el año guardando las fotos en las carpetas de los chicos correspondientes, controlando quién tenía más y quién tenía menos, comprobando que salieran guapos, en las excursiones haciéndoles a todos fotos… uf, fue un gran trabajazo, hacer 20 minis diferentes pero iguales, con fotos comunes y personales, cada uno con su nombre en goma eva y todo. Disfruté muchísimo al hacerlo, y con esa sensación me quedo, porque los niños no le hicieron prácticamente aprecio. No los culpo, vivimos en una sociedad en la que el consumismo es brutal y tienen mil y un regalos, y un librito chiquitín con unas cuantas fotos, por bonito que esté, no llama tanto la atención. Lo que me consuela es que les dije que si no les gustaba, que se lo regalaran a sus abuelas. Seguro que a ellas les encantó el regalo.

Y… toda esta parrafada me lleva al día de hoy. Hace un tiempo que tengo un mini preparado (y menos mal, porque tal y como me han ido estos meses, si no lo hubiera hecho con antelación se hubiera quedado sin hacer) para una compañera embarazada. Desde septiembre lo preparé, cuando sólo sabía que sería niño. Lo reconocéis porque aproveché para presentarlo a la selección de DT de Anita y su mundo (mini con imanes) y así ya lo tenía porque sospechaba que los meses finales de año serían exactamente como han sido: vertiginosos. ¡Y por poco no encontramos ni tiempo para regalárselo! Pero ayer encontramos la compañera y yo un huequecito para reunirnos y darle esta sorpresita…. Y como no ¡¡Le ha encantado!! Además se ha dedicado a toquetear cada bolsillo, a descubrir si había o no, a levantar solapas, a preguntar cómo es que se cerraba tan bien… le ha parecido muy chulo, y dice que más a su marido, que es muy deportista y fan de las manualidades. Ya está pensando en qué fotos va a poner ahí ¡Y aún no ha nacido su chico!

Y es que, cuando hacemos scrap para otros, no sólo estamos regalando nuestro trabajo, estamos regalando un trocito de felicidad que van a tener por mucho tiempo (sobretodo si son álbumes). Y nos gusta tanto hacerlo que siempre repetimos. En el fondo da igual si alguna vez no sale la cosa bien y la gente a la que se lo regalamos no lo aprecia, porque nosotras hemos disfrutado haciéndolo, hemos disfrutado el proceso, el paso a paso, el investigar sin que se note, el guardar las fotos, el compinchar al novio….. este tipo de regalos no tiene precio.

 

 

3 comentarios sobre “Compartiendo Scrap

  1. Hola. Siento haber tardado tanto en dejar comentario. Pasar he pasado varias veces, me hacía mucha ilusión leer y releer la primera participación en mi primer sorteo, pero quería responderte con calma, y siempre te he leído desde el móvil.
    Ya por fin estoy de vacaciones hoy pero ha sido una semana de órdago. Pero bueno, que yo no vengo a contar mi vida, sino a darte mil gracias por la entrada tan bonita que has hecho…¡con fotos de la receptora y todo!
    El álbum es muy bonito, yo a los imanes no les termino de dar mucho uso, aunque sé que es una forma muy sencilla y fina de hacer terminaciones en un álbum. Me lo anoto y tal vez te pida consejo.
    Mil gracias de nuevo, ¡¡¡y suerte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *